Este post sugiere como música de fondo: clic aqui
ratitaEl cuento es sencillo:
Que habían puesto a dos ratas en un tanque cilíndrico a nadar, sin posibilidad de salirse por ningun lado. Que a los 15 minutos una de las dos se fue a pique, y la otra, la que siguió nadando, fue rescatada con una plataforma.

Que al día siguiente otra vez dos ratas, una de ellas la sobreviviente. De igual modo, su compañera de desventuras se dio por vencida y se hundió, mientras ésta, la rata memoriosa, seguía a toda patita batiendo el agua. Que cuando pareció agotada sin remedio, los experimentadores volvieron a salvarla. Pero esta vez, el roedor había resistido el ejercicio por casi dos horas.

Moraleja?
La rata había "aprendido" -sin duda por su experiencia anterior-, que había una chance de salvarse si conseguía continuar a flote. La opción era, pues, no dejar que el agua la cubriera.
Hay quienes han visto en este relato un paralelo con el humano sentimiento de la esperanza.
O con la sensación del ahogo inminente, también.

Ese escalofrío en la espalda del alma, en las vértebras del espíritu, cuando se sabe que el agua viene subiendo... Esa certeza de que algo hay que hacer: o levantar el cogote y ponerse en puntas de pie...y aguantar hasta donde se pueda... o meterle garra y nadar.
Los intérpretes de la esperanza explican que la ratita salvada, al haber "registrado" que antes hubo una salida, en el siguiente intento no se rinde fácilmente, y es por eso que persevera.

¿Es eso, entonces, la esperanza?
¿Seguir nadando?¿Mantenerse tozudamente en lo que ya se hizo antes?
¿Repetir? ¿Soportar más?¿Cuánto más?

Yo pensé más allá... Me imaginé en esos momentos en que mi vida era un tanque metálico sin fisuras. O un abismo que parecía infinito. O una nave quemada, humeante y dolorida contra un cielo sin pájaros.
Cierto es que se hace imperioso resistir. Pero creo que no vencí por perseverar.
Le adjudican a San Agustín la frase: "La esperanza tiene dos hijas hermosas: la ira y la valentía. La ira ante el estado de las cosas y la valentía, para cambiarlas"

Así sí me consagro sin tapujos al sabor agridulce de la esperanza. La esperanza que me calienta la sangre y me agita desde el interior con el fuego de la incomodidad. La que sacude a patadas los miedos, y no logra que se vayan pero me sostiene los hombros para que les haga frente. Las dos hermosas hijas de la esperanza se entrelazan y caracolean en mis manos, se disputan mi lengua, tironean de mis ideas, ayudan a mis piernas a esquivar el calambre.

La ira, magnífica consejera. Imprudente, inquieta, colorada, toquetona, innovadora. La ira que se indigna y me chicanea "te das cuenta, esto no debe seguir así"
La valentía que me inflama de coraje, de heroísmo, de resistencia, de energías blancas y vibrantes.
Entre las dos me van sosteniendo el ritmo.

Pero...
No me conformo con ponerme en puntas de pie para que el agua no me ahogue. No me conformo con no agitar las olas. No me conformo, tampoco, con volver a nadar igual que ayer: si estoy de nuevo en el maldito experimento, hice algo mal (debí haber escapado!).
Y sobre todo: no soy una ratita mojada.

Creceré hasta que el tanque sea la taza de mi desayuno. Me beberé toda el agua.Volaré si es preciso. Lo haré todo por quienes lo merecen.

En la lista de merecedores pongo mi nombre en dorado.
Y el tuyo.

Y el tuyo también.

8 comentaron esto...:

Anónimo dijo...

Cada noche cuando llego, mi celu pide a gritos un enchufe, necesita esa bendita carga, como para poder aguantar lo que venga y pinte "in the next day"...

Pasar por aquí, cada noche, el que agradece es mi espíritu...

Salut.

H.H.

Davor dijo...

Me encantó este blog... que bueno que está... vos flaca escribís de lujo, pero pensas mejor. Antes de irme una frase "También en los dominios del espíritu reina la ley del más fuerte". Antonin Artaud.
Voy estar vigilando este blog. Saludos.

VeRa dijo...

HH
Lindo que su espíritu se sirva una recarga diaria en mis modestas palabras.
Nobleza obliga: el mío espera sus pareceres, y también agradece.

Davor
Gracias por leerme, y por los elogios.
Un consejo: no le crea demasiado a Don Antonin. Entre los malditos, el más maldito, entre los surrealistas, el más surrealista. El creció torturado por las alucinaciones, en los breves espasmos entre una internación y otra redactó su poética y su producción delirante y desbordada.
No lo culpo, pero me tomo con pinzas sus afirmaciones.

Bueno, bah... haga ud lo mismo con las mías.
Salut

Anónimo dijo...

A mi también me encantó.
Te felicito.

javier dijo...

está bien hablar de la esperanza, la otra es que la esperanza supone un mañana mejor y pensar que mañana vas a estar bien es lo más cercano a la felicidad en el hoy. He venido por tu comentario en el blog de sr.curri un humano conocido en el mundo entero. Respecto a mi comentario en aquel blog sabes que es cierto, incluso yo con Sr.C los negativos se los digo en privado pq en público todo parece ideal, lo que no me suele gustar es aquellos que siempre tienen un buen comentario para todo lo que hagas, pq igual que en la vida no me fio de ellos. Es imposible tanta perfección. un abrazo,

"fiel gibson negra" dijo...

la esperanza(mi esperanza)es tan solo nunca llegar a mi utopia,pues ese dia no tendre un motivo para vivir ni un minuto mas.
te dejo un beso(me puse al dia).

VeRa dijo...

Bienvenido, Javier

Sr curri...sr curri... el alzeheimer me está sacudiendo su polvillo en la frente...
recuerdeme? porfa?

VeRa dijo...

Hola again fiel gibson negra...!

Concuerdo: si uno lo logra todo...a qué seguir?

(pero nunca lo logra todo...siempre se desea un pokito mas... es humano)

Salut

About