• El portero del edificio donde trabajo hace 6 días se sabe mi nombre.
  • En el bolsillo de atrás del jean, un billete lavadito de $10.
  • El reloj adelantaba 5 minutos: ah, me los quedo en la cama calentita...
  • Llego a casa y el mate ya está listo, esperandome..
  • Mercedes me autoriza a comer chocolate, sin culpa. Un pequeño orgasmo, asegura.
  • Julio me lee uno de sus textos que más me encanta. Se le patina la "r", disculpenlo, demasiados inviernos en París.
  • La cama limpia, fragante, tibia: quiero dormir sin interrupciones, quiero abrazarla. Ella crea el clima para que yo sueñe.

2 comentaron esto...:

El detective amaestrado dijo...

Como decía el maestro Serrat, son aquellas pequeñas cosas, que nos dejó un tiempo de rosas

VeRa dijo...

en un rincon...
en un papel...
o en un cajón...

Las pequeñas cosas nos movilizan, sí, sí...

About