Pierre Lévy un conocido antropólogo tunecino que escribió (entre otras cosas)La inteligencia colectiva, nuestra mayor riqueza” me dio este mediodía de domingo un nuevo motivo de autoalegría que ribetea casi el onanismo.
Resulta que el caballero, profundamente estudioso de las filosofías y tradiciones intelectuales más diversas, traza una cartografía de la inteligencia colectiva posible en Internet usando como modelo las estructuras angélicas más antiguas de que se tenga memoria escrita.
Escrupulosamente, metódicamente, convincentemente -como buen antropólogo- fusiona las historias de querubines y cuerpos diáfanos con las bondades de la virtualidad y la democracia.
Suena disparatado, pero leyendo a
Lévy da gusto sentirse identificada con esa locura a medio camino entre la espiritualidad y la tecnología.
Ah...!
Qué gran placer leerlo, maestro.
Me ha reconciliado con mi Ángel inspirador.

Volvimos

10:58 p. m. | 2 Comments

Volvimos de los días plácidos de vacaciones. Cansados y alegres, como debe ser.
Estuve "fuera de Internet" todos estos días, pero observando mucho y clasificando mentalmente las emociones que me sugirieron temas de reflexión para el blog.
Tuve tiempo de observar mejor, con una nueva curiosidad relajada, a mis cachorros en acción, juntos.
Hasta tuve tiempo para tomar aire para mí, aire de verdad y en todos los sentidos: oxigenarme la cabeza y dejar que el procedimiento siguiera su curso hasta los rincones menos iluminados de ese misterio que llamamos emociones, afectos, corazón.
El oxígeno ventila y espanta los venenos, el viento del mar te despeja las ideas, el agua te despierta, el sol te energiza.
Aquí estamos, de vuelta al olor reconfortante del hogar.

Creo que voy a declarar nueva inauguración de mí misma: una toma decisiones inteligentes cuando se siente feliz.

Sorte, boa noite. Pra frente, veramarina.

Porque sí

9:20 p. m. | 9 Comments

Porque me gustan la canción y los besos.

(U know)

Me llegaron muchos mensajes para las fiestas. Pot pourri: previsibles - superficiales - tiernos - inesperadísimos... Me llegó "el mensaje" de los que no me saludaron. Y entre la telaraña de corazones en penumbras, me llegó el mensaje de Charly:



De: Charly
Para: VeRa
Asunto: (sin asunto)


poco afecto a las salutaciones, siento de todas maneras que no puedo dejar de mandarte un beso grandote y que a pesar del silencio informático (de mi parte) siempre estás en mi corazón y espero que hayas encontrado una "sombra que en la tarde da una pared...".
Todo mi cariño grandote, grandote...



De: VeRa
Para: Charly
Asunto: Graciela


Gracias Charly
vos también estás en mis afectos.
El mundo es un sitio muy raro...y uno va a contrapelo de todo el 90% del tiempo.
No hay sombra que dé la pared, estoy a la intemperie con mi corazón y tratando de echar espinas como las xerófilas, a ver si pierdo menos líquido la próxima temporada...
Tampoco hay vino que ayude a calmar mi sed... por esas paradojas de los gustos, soy inconmoviblemente abstemia.
En algo me redimí y dejé de ser vegetariana. Es casi pecado en este país.
Así que ¿Quién sabe? probablemente todas las cosas que siempre fueron así...mañana sean asá.

Un abrazo, negrito

No pienses tanto, que te va a hacer mal




De: Charly
Para: VeRa
Asunto: Graciela no: Mario



El mundo es efectivamente un lugar muy raro. y en él estamos.
y estoy tentado de decirte que ojalá encuentres el camino pero no...viajá, tal vez no hay un destino sino solo trayectos.
hoy insolación, mañana remanso, después tormenta, cada instante sombrío, eterno. cada instante luminoso, solo eso, un instante.
Buena vida Vera Marina.
En lo que de Vos dependa, que puedas hacer una buena vida.
Lo demás, ya sabemos, los dioses son caprichosos y burlones....
te quiero mucho.
Carlos navegando con el Holandés Errante



De: VeRa
Para: Charly
Asunto: demasiado bonito


Es demasiado bonito para no compartirlo
No todos los días le desean a una que tenga una buena vida.
Seguramente también yo navegue con el Holandés Errante. No te das cuenta de estar a bordo, salvo por el pequeño detalle de no tocar jamás un puerto.
O quizás navego con el Caleuche, bailando con sus brujos sobre cubierta, salvando ahogados ingratos, mirando a lo profundo para descubrir ciudades fantásticas...
Hoy entendí un poco mejor por qué me gusta tanto navegar en Internet.
Neoarqueología de los seres humanos.

El cuarto de siglo de Blade Runner el año pasado, me pegó en la cabeza como un garrote .
Mi natural curiosidad por el género humano se revolvió con golosa ferocidad de predador. Curiosidad y melancolía. Mirada hambrienta pero piadosa. Carraspeo de garganta antes de pronunciar la sentencia: "qué bichos raros somos" Y conste que digo "somos" y no me lo creo.
Como corresponde, uno siempre mira con ojos de experto, se cree más allá, flota por encima.

Genial, les funciona a todos, nos funciona a todos.

Vuelvo, pulsión escópica a flor de piel, a la página de sexy o no (sí! vamos! ríanse! ) y esta vez presto especial atención a las palabras usadas en las escuetas presentaciones.La web dice no más de 250 caracteres, uno debe resumir sus prioridades o urgencias, seleccionar el rasgo más atractivo o menos peligroso y colgarse del cuello -virtual- el sambenito de por qué estoy aquí viendo si los demás creen que soy sexy...

Al más puro estilo de esos estrambóticos arqueólogos de la basura reciente, que escarban con el palito de sus teorías la bolsa que sacas tres minutos antes de que pase el camión recolector, ando pispeando sin revolverlo mucho, sacando conclusiones pseudo científicas.

Paseo de una declaración de soledad a la siguiente, de un solapado atorrante que la va de librepensador a otro, de un alma triste a una insatisfecha. Todos pasan, volátiles y sedosos, maraña de chispas de arena, fugacidad, cortaduración, caras con y sin nombres, poses estudiadas o casuales, y su colofón de dos o tres renglones lapidarios. No más de 250 caracteres. La autoridad de la web calificadora es inflexible con el máximo.


También lo es con un mínimo, pero no sabrás cuánto es, ni cuál es la coloratura de palabras que se entienden como "aceptables" (Por ejemplo, yo me registré diciendo "Sólo vine a reirme" y me llegó un email muy formal donde se me comunicaba que esas palabras no eran aceptables como perfil. Hube de rehacer, claro está!)

Me aburre silenciosamente la tarea, y estoy a punto de abandonarla sin culpa.

Y es allí cuando ocurre: un hueso de dinosaurio? un arma de sílice? un cuero grabado con símbolos que tal vez contengan una sabiduría inenarrable?
Pero no, eso sería propio de un arqueólogo hecho y derecho, lo mío es buscar baratijas en una feria polaca del cuarto inframundo.

Entonces se presentan ante mis impávidos ojos las fotos de tres "galanes" que conozco, a saber: 1. un poco, 2. bien y 3. MUY bien.

Cada uno ha escrito una frase que yo diría que corresponde a otro. Uno dice que su carácter es jovial y amigable, una mentira flagrante y portentosa: es uno de los tipos más amargos y cara-de-nada que tuve el displacer de conocer. El más joven de los tres se autocataloga como "un viejo de 35". El que dice no estar en la búsqueda declara sin más: "Busco a alguien especial"

¡Por la falsía del Santo Sudario y las piedritas del muro de Berlín! Mis anteriores especulaciones sufren un principio de sismo trascendental que les quiebra la espina. Entonces...donde leí "dulce y solitario" tal vez se esconda un lascivo violento, donde se sobreentiende que ama a las mascotas quizás haya que interpretar una fobia a los congéneres humanos. El "pobre-de-mí-style" acaso sea un borrachín divertido y afecto a gastarse el aguinaldo en tinto barato...

Y a lo mejor el chico lindo es gay.

About