Salió el sol y avisó, entrando por las rendijas blancas de la habitación: "Arriba, que se ve el mar"
Mi hijo saltó de la cama, levantó la persiana y repitió "¡Se ve el mar!"
El mar también decía "VeraMarina... hola..."
(no, en serio, no denuncien todavía a las autoridades sanitarias...jajaja)
Y ahí nos vimos. La arena, helada. El agua, mansa y bella. Los caracoles, descansando del turismo depredador, festoneando la orilla..
Gracias Señor de Arriba, fue un día estupendo. Le debo una.

6 comentaron esto...:

hombretresx dijo...

Saber reconocer todo lo que se tiene. Esa fue una buena mirada.

Anónimo dijo...

hola vera ,estamos en el curso .
yaco

Anónimo dijo...

Compartir pequeños momentos con los afectos, nos ayudan a valorar las cosas que realmente tienen valor en la vida y nos dan fuerzas para seguir a pesar de las adversidades
Silvia

VeRa dijo...

Gracias mis alumnos preferidos!!!!
Se bancan el frio del sabado aca!!!
VAMOS TODAVIA!!! jajajaja

Anónimo dijo...

¡hola vera!
me encanta el mar, parece que te toco un buen dia, ¿te pudiste meter? !!!!jajaja¡¡¡¡¡ es de mentirita.
besos florencia

Anónimo dijo...

Vera:Lindo es contemplar y disfrutar de la inmensidad, te relaja

About