Dicen que en los largos días de verano, algunas mariposas tropicales nacen cuando el sol despeina sus rojos cabellos mordiendo el horizonte.
Despliegan sus alas y se lanzan al aire, gustándolo todo con fruición y deleite.
Salen de su capullo enamoradas ya y ardiendo de ganas, despilfarran olores y escalas cromáticas en busca de su pareja, con furiosa alegría, con inocente y salvaje desparpajo.
Nada les importa que su vuelo nupcial atraiga a los temibles predadores, que no dudan en aprovechar la torpeza típica de los enamorados para darse un festín entomológico.
Estas mariposas nacen con la urgencia del amor, porque la Naturaleza las llama a dejar descendencia ese mismo y único día. Vuelan incansablemente durante las horas que se les permite la vida. Besan a las flores, firuletean con el viento. Se burlan de los pájaros (si pueden). Se buscan, se encuentran, se seducen, se aparean, desovan con gracioso donaire.
Después, agotadas y pletóricas de sensaciones, se buscan un sitio desde donde contemplar nuevamente -y por última vez- el esplendor y la calidez del sol que se oculta.
Yo me pregunto, también, como Camila : esa mariposa "¿Cómo podría entender el significado de la palabra"noche"?"
Su vida es de una intensa luminosidad, de un vértigo absoluto. Fantaseo, con el bobo romanticismo que me caracteriza, con la idea de que esta mariposa de un día pasa sus breves horas a las risas y evitando sermones, haciéndose la desentendida cuando la alertan sobre los riesgos y peligros que la circundan.
Ocasionalmente, alguna de ellas escapa a su destino y sobrevive durante la aterradora y negra noche. Entonces la pobre busca su sol, busca su luz. Caramba! No se imaginaba que ese bello ardor que la mantenía vital pudiese desaparecer así como así...
Se ha vuelto sorda en su desesperación. No oye las voces de aviso. No oye las buenas intenciones de quienes le aseguran que la noche terminará y otro solo rojo aparecerá por el Este.
Y entonces, sucede.
Encuentra un fuego. Una lamparita, una vela, un leño ardiendo, lo que sea. Encuentra el sol. Se acerca y revolotea, gozosa y entregada. Algunos siguen diciendo "qué tonta es, no se da cuenta de que cerca de la luz, morirá"
Y así, en esa danza de alegría y reencuentro, en esa cercanía limpia, en ese calor palpitante, la mariposa de un día abraza la existencia.

Los que nunca han vivido en la luz...¿cómo podrían entender el significado de esta mística?

12 comentaron esto...:

Anónimo dijo...

Hermoso, muy lindo

http://www.fotolog.com/spirit1988

Talita dijo...

Entré de casualidad y me pareció hermoso lo que acabo de leer aquí...

Les dejo esta frase de Clarice Lispector:

"No quiero la terrible limitación del que vive tan solo de aquello capaz de tener sentido.
Yo, no.
Quiero una verdad inventada."

Mi blog: www.metroflog.com/desesperame

Diego dijo...

Muy Bello.

morella dijo...

Bellisimo lo que escribiste. No puedo irme sin decirlo.

VeRa dijo...

Agradezco los sentidos comentarios de Talita Spirit Diego y Morella

Jóvenes espíritus vagabundos de la blogósfera.
Son bienvenidos SIEMPRE aqui.

VeRa

Ulises dijo...

realmente agradezco haber tenido la oportunidad de leer esto :)

Mágiko dijo...

Sinceramente brillante.
Con tu permiso me gustaría usar algunas líneas de este texto para una función teatral que estoy proyectando.

Anónimo dijo...

Chapeau encore!!!
Buen escrito, es el tema de una canción de Bacilos llamado "Guerras perdidas". "Las alas sin vida de vuelos suicidas, y yo las entiendo porque yo he sentido la luz cegadora de un fuego prohibido".

Abrazos Vera,

Deicy Castro Rubiano

Anónimo dijo...

Muy hermoso

un comentario que encontré:
Hay una mariposa que vive sólo un día, nace en la mañana, busca pareja, se reproducen y generalmente muere al llegar al amanecer. Existen casos muy particulares de mariposas que sobreviven al amanecer y que se suicidan en las llamas de las fogatas, son atraídas por el fuego y allí se inmolan, porque están hechas para vivir ese sólo día. Osea que su vida es buscar el amor, ver el amanecer y morir en las llamas. Así que se puede decir que este tema habla del amor y la vida, por que son lo mismo

Anónimo dijo...

un agujero negro se transforma en sol
un egoista en generoso
una oruga en mariposa y luego vive del amor

que curioso: creo de creer = creo de crear?

besitos

pan

andres dijo...

hola muy bueno !!! me hiciste reflexionar y me gusto lo que entendí, este año voy a ser como la mariposa, ojala no me queme. desde el norte un saludo para vos!

Marisol Oviedo dijo...

Bueno, yo no estoy de acuerdo con este contexto del amor, el amor es apacible, nos produce bienestar... no es un sentimiento suicida e incontrolable

About