No sé si tengo un imán, si mi rostro es demasiado amigable en ocasiones, si doy el phisique du rol de la persona compasiva y de buen escuchar. Como sea, es un hecho objetivo que personas que apenas conozco se sientan en confianza de contarme sus penas, confiando Dios sabe por qué en mi bondad y mi sano consejo.

Entonces estamos aquí: el chico que acarrea los muebles y hace recados, una suerte de todoterreno de las oficinas, ante la mínima insinuación de que tiene cara de compungido el día de hoy, suelta el carrito pesadamente sobre la alfombra, suspira y deja caer los hombros con aire de derrota y finalmente susurra "tiene razón, ando mal... pero es que siempre me culpan de todo a mí"
Te culpan de todo, vamos a ver, de qué todo, hey, hey, no me vengas con ese cuento...
El rostro se le ensombrece "En serio. Me culpan. Aunque yo no haga nada. Es algo que me pasó desde chiquito. Me culpan a mí, se me cagan de risa..."
Este es el instante en que mi banco de recuerdos se activa, con un ruido como de cuchillos afilándose, y se dibuja en letras transparentes delante de mis ojos la lunfarda "rajeeemos..."
Pero llega tarde el aviso: ya se largó la filípica y el rosario de lamentaciones, y los ejemplos de nimiedad infinitesimal, y las conjeturas alocadas que lo sitúan, siempre, indefectiblemente, como la víctima de una especie de confabulación mundial. La cara sigue llena de sombras pero se ha vuelto grotesca, y la enumeración de rencillas diminutas entre hermanos o pibes del barrio tiene ribetes almodovarianos. Ay. Que un mal rayo me parta: me está dando risa.
Me esfuerzo por seguir el hilo del lamento pero mi atención revolotea sobre los cómicos microespasmos de su cara y sus manos. Me tiento,me tiento, soy una desalmada, que alguien pase justo ahora y me rescate.
Magnífico: pasó la jefa. Hizo un gesto de "bajen la voz" y señaló la puerta contigua, donde se celebra alguna reunión importante. Sh. Perfecto.
Pero la confesión estaba a punto de llegar a su clímax, y el fulano no se deja amedrentar por un pedido de silencio, asi que arremete, enronquece la voz de sufrido y larga:
"lo que pasa es que me tienen podrido tomándome siempre de chivo respiratorio, viste?"
De chivo respirat...? Tomándote de qué? (no, por favor que no lo diga de nuevo)
"de chivo respiratorio, me toman, sí, como lo oís, siempre soy yo el chivo respiratorio cuando pasan las cosas..."
Pongan cámara lenta (2,5 segundos): trato de fruncir los labios y me tiemblan como si flamearan. El cuello se me hincha, como en un cacareo espantoso. Ladeo la cabeza, miro para otro lado. Me apriero la nariz como ante la inminencia de un estornudo.
Suelten la cámara lenta: no doy más. Le apoyo la mano en el hombro, lo miro con los ojitos llenos de lágrimas por el esfuerzo de contener el estrépito de la risa. El me mira con desconcierto y horror. "pero qué....? pero de qué...?" atina a balbucear cuando la carcajada estalla desconsiderada, límpida, redonda.
Justo ahí se asoma de nuevo la jefa, mira hacia adentro con desaprobación, se topa con los ojos del chivo (¡del chivo respiratorio!) que atontado e incomprendido asiste al show de mi obscena tentación de hilaridad. Ella le repite el mudo mensaje de "si-len-cio!"
Él hace un gesto con todo el cuerpo, a medio camino entre la sorpresa ofendida y la ira: flexiona un poco las rodillas, se señala el pecho con ambas manos, tocándoselas dorso con dorso, sube los hombros... Es la gota que colma los mares: "No te digo, che!? siempre me toman de..."
No pude escucharlo más: huí.
Despavorida. Mi risa de loca rebotó en las paredes, se me antojó que en estilo burbujas amarillas...
Después le mandé a decir que le debía una explicación, que estaba todo bien, que le iba a dar a leer una cosa que vi en internet. (le tiene respeto reverencial y yo soy una bestia pagana)

Entonces, te lo explico:
Se llamaba chivo expiatorio a un chivo, ni más ni menos, que según la tradición judía, había que sacrificar cada año, cargado con collares y tientos que representaban los pecados de cada persona del pueblo. Así, cada uno dejaba entre los cuernos del pobre bicho, un collarcito, una serie de cuentas, una trenza: en ellos el chivo se llevaba sus culpas, para ser borradas.
Lo largaban en el desierto, para que no fuese a volver, donde seguramente moría de hambre y de sed. Expiaba las culpas de todo. Era algo así como el pagomisculpas.com de la antigüedad.

Ya ves que de respiratorio, nada.
O casi nada: las culpas, propias o ajenas, normalmente te quitan el aire, no te lo dan.

11 comentaron esto...:

Andy dijo...

Sos mala, verita, eh???




Chivo respiratorio

Ja ja ja ja ja!!!

VeRa dijo...

Soy mala pero sin querer
jejeje

Salutes, A.

Anónimo dijo...

sos maaaaaaaaaaaaaaala
muy maaaaaaaaaaaaala!

un monton de gente usa palabras asi, sin saber lo que significan.

alguien q yo conozco dice NO te metas en camisa de once BALAS

jajajajajaja! once balas!

Muy bueno
me reí

S.

hombretresx dijo...

Siempre me han disgustado los chivos expiatorios.
Nuestra sociedad sindica a dirigentes por irresponsabilidades, atrocidades, etc.. al fulano de turno que gobernó y es el chivo expiatorio de todo los males ocurridos.
Sin embargo mientras éste gobernaba, la sociedad colectivamente fue cómplice con sus silencios.
Pongamos el caso de esté señor "Mendez" (ex Presidente nuestro), cuando estuvo en el poder, colectivamente siempre tuvo concenso en el pueblo; cuando se fue, es pecado de todos los males (chivo expiatorio)... ¿y nuestro silencio/comodidad/utilitarismo/etc..., acaso no cuenta?
Creo que somos complices por dejar hacer lo incorrecto, por dejar que nos insulten.
Asi creo son hoy los chivos expiatorios.

Tal vez no tenga mucho que ver mi comentario con el post, pero el mismo me condujo a esta reflexión.

Siempre la leo veramarina
Saludos

La Pontiac dijo...

chivos expiatorios? que lo parió mal.....no me cuelgo en esa.
Me pudrí del pésame hace raaaaaaaato.
Estoy pagando culpas ya desde otra vida en la cual NO fui emperatriz ni reina ni nada copado.
Fui simplemente una turra.
Ahora, en esta vida en la cual soy simplemente una MUJER,no pago ná.
Besossosososososos

VeRa dijo...

S: muy bueno lo de camisa de once balas!! Me sabía otras cosas del estilo pero... justo ahora no me sale ninguna!

hombretesx:de acuerdo!! el que se va se lleva las culpas colgadas...es más fácil para todos, nos libera de asumir nuestra parte de responsabilidad (o culpa! por qué no?)

Por ahi en un tema de Silvio dice "¿Qué silencio oportuno nos convierte en prudentes? ¿Qué silencio asesino nos llena la barriga?"

Está bien su comentario, aunque el post iba en plan risueño

;)

VeRa dijo...

COMMENT SPECIAL FOR THE PONT:

"Fui simplemente una turra."


Jajajajajaja!!! Espectacular! Todos dicen haber sido Cleopatra o Catalina de Austria, por lo menos!
Entonces, che, yo que también soy simplemente una mujer...tampoco debo pagar, no?

Abrazos, Mariposa

La Pontiac dijo...

graciasss por el aplauso y se, fui una muy turra turrísima...y no,no debemos pagar ná.
abrazos desde la terrazadividida.
jajajaja





pd: ya actualizé turra !

Anónimo dijo...

No pague nada Vera, seguramente a la tia Lalita o a mi, nos hubiese sucedido lo mismo o mas!!! Tengo una amiga que va a la camara solar para obtener un bronceado caribe y otros de esos que hoy tampoco me acuerdo, JA
A algunos nos ataca por la falta de memoria

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

About