EL QUE AVISA NO ES TRAIDOR: este post NO ES una reseña más del libro de Piscitelli. Pienso que ya tiene demasiados comentadores, y del resto, que se encargue Amazon.com. Listo.

Mi método nocientifico de conocer

Mi método para degustar esos pedacitos de vida que me van seduciendo es una mezcla de Doña Petrona C. de Gandulfo y Dr. House, a saber: pruebo los ingredientes, desarmo la receta original, pellizco aquí y allá y veo como sale mi propia salsa. O bien: extraigo un fragmento vivo, lo analizo un poco, conjeturo, trato de imaginarme los antes y después, las tramas que cruzan...pero mientras tanto hago algo con eso. Biopsia condimentada a lo VeRa Rex. Ese es básicamente mi estilo de conocer.
En ese plan leo salteado materiales de lo más eclécticos y mezclo viejo y nuevo con despareja suerte, y encuentro a veces perlas, soluciones, nuevas preguntas, gente, voces, pasos adelante.


Receta- biopsia de "Nativos digitales....bla"

  • En la tapa: AULA XXI

Es lo primero que me causó sorpresa...que dijera AULA. Palabra asociada irremisiblemente a escuela, escolar, pupitre, tiza. No importa que diga después XXI... AULA tiene peso específico suficiente. Y si a alguien le quedan dudas todavía, que se las sacuda ni bien se tope con la tapita verde del libro. Estás por abrir la puerta de un AULA, querido lector, nada de clics por aquí y por allá, nada de dibujitos, nada de animaciones. No se me distraigan. Esto es un aula, señores. No metan bulla, sh. Ahí viene el profesor... (Ese de camperita verde es el profesor? el de los pelos simil Einstein? ah, pues vamos a ver...)


  • Frases de niños en los inicios de cada capítulo:
Frases que no tienen ninguna correlación con la vida digital, pero son simpáticas muestras de que son...frases de niños (y los chicos son ocurrentes y frescos, y usan las palabras como bloques de armar, ingenuidad pura, simplesentido siempre, for ever and ever)
Mi mamá dice que yo de peque pregunté por qué había que comer "a la hora del almuerzo" en lugar de comer "a la hora del hambre". Que a todos les pareció profunda mi cuestión. ¿Yo era genial o futura existencialista? Lo dudo. Era chica, nada más. Nativa de la inocencia, eso sí.
  • Gerundios por doquier
Mis profesores de literatura me decían que no se encabezaba un artículo (ni redacción, ni descripción, ni poema, ni frase de apertura, ni, ni, ni! ) con un gerundio.
Bueno "Nativos..." está lleno, plagado, atestado de inicios gerúndicos. A ver, piensa Doña Petrona House, piensa: ¿a qué se puede deber? Conclusión preliminar: a que hemos ido deslizando, en los últimos (y anteúltimos) tiempos hacia un presente expandido en el cual, todo el tiempo nos contamos unos a otros "que estás haciendo" o "qué estás pensando" o "qué estas procastinando" (ja)
Uno dice, en la red de conversaciones "gestionando nuevos cursos..." o "pasando a modo desconectado..." y los ojos -pantallas- que nos ven entienden perfectamente bien ese "estar siendo".
Yo le perdono los gerundios...y más (ver items siguientes)

  • La teoría del espejo retrovisor
Omnipresente Mc Luhan, reaparece en el libro con su teoría que reza "avanzamos hacia el futuro mirando hacia atrás" . Excelente analogía para los neomedios entrando al sistema educativo de la mano de la sociedad y el poder: una increíble inercia fuerza a los nuevos lenguajes y dispositivos a desempeñar el papel de los viejos. Me vino rápidamente, como en molde, a la memoria, el discurso de un vendedor de pizarras digitales interactivas que destacaba las bondades del artilugio frente a un grupo de directivos y docentes remarcando que esta tecnología "volvía a poner en el centro de la escena la voz del maestro" ¡Piel de gallina! Todos felices y contentos, se relamían fagocitándose de antemano el poder disruptor de la PDI.
  • Los docentes
Esos seres extraños y terribles, odiosos y dignos de amor, irreductibles y despedazables, los docentes y la seducción danzando en muchisisisisimas páginas del libro. Posibles actores de un cambio, cuñas endurecidas que lo obstaculizan y corroen, tibios, exigidos, disculpados, de todo, como en botica.
Los docentes aparecen interpelados en muchas esquinas de la lectura. Una de las llamadas que más me encantó fue la llamada a volverse expertos en competencia comunicacional, en inteligencia emocional, y en seducir con su discurso / valor / contenido.
Cuando este año iniciamos las clases en Educare, les pedí a los alumnos de 2do, 3ro, 4to año que pensaran una palabra para representar esta institución donde estudian, esta carrera que han elegido. Que mientras yo hablaba la mantuvieran "en memoria volátil" para decirla al final de mi charla. "No la cambien, no importa si se repite". Muchos dijeron "ideas", varios dijeron "familia", alguien dijo "oportunidad", un profe (el queridísimo "comandante") dijo "pasión". Nadie dijo lectura, ni estudio, ni ciencia, ni paradigma. Yo diría que estos docentes, y estos futuros docentes, van por la buena senda. Y entonces, si la tecnología acompaña, mejor.
  • Ex-plicar / Im-plicar[se]
Ex-plicar: estoy afuera. Im-plicar: tengo que estar, innegablemente, dentro.
Cito: "La mayoría de los docentes se consideran responsables exclusivamente de la explicación de los contenidos, no de la implicación de los alumnos"
Sentencia que me catapultó hacia atrás en varios años, al momento en que me topé en mi carrera con un raro librito cuyas letras (tipografías, uso de las negritas y destacados, mix de imágenes y fragmentos de textos) estaban muy por fuera de la lectura "clásica" universitaria. El libro se llama "Mutaciones en educación segun Marshall Mc Luhan" y es del año 1975 (!) El autor, un brasileño, de Oliveira Lima, sentenciaba parecido: "El docente es el único profesional que puede atribuir su fracaso a sus destinatarios. Si el profesor fracasa es porque el alumno no estudió, jamás es por su culpa" o "Las escuelas gastan cada vez más múltiples energías preparando a los alumnos para un mundo que ya no existe"
Este libro fue muy resistido entre mis compañeros, y al año siguiente se retiró como material de cátedra. Una pena.
Y pues, las preguntas son: ¿Son los docentes una caricatura exacerbada del maestro autoritario de The wall? ¿o una versión mal paga del profesor de literatura de la sociedad de los poetas muertos?
¿Solo explican porque no saben hacer más que eso? ¿O porque se espera de ellos eso, que mastiquen los contenidos académicos y se los metan en el buche predigeridos a los parvulitos?
Quizás las pistas andan cerca. Hay que afinar el oído dormido.
  • Neologismos/Lenguaviviente/ Versos Alejandrinos
Soy la menos indicada para decir esto, yo que me la paso pegándole golpes al sacrosanto idioma del Quijote. Pero una de las marcas en el orillo del libro de Alejandro es la variedad y profusión de palabras inéditas, no sé si aceptadas por la RAE, pero palabras contrahechas y repegadas, palabras gringas entreveradas con criollas, barbaridades, cóctel de idiomas. Mucho ensamble de palabras, mucho jugueteo con los paréntesis y los guiones (Repito...soy la menos indicada para sorprenderme con esto....)
Pero, ya está dicho: le perdono los gerundios, y tambien los versos alejandrinos. A mí no molestan, por el contrario, aligeran el ritmo al leerlo.


Fin de la receta

Posología y forma de administración: a piacere
Efectos colaterales: aún no estudiados ni previstos.
Diagnóstico preliminar: Sabroso.
Advertencia: No es un plato de digestión rápida.

Una frase (de muestra): "E la nave va"

5 comentaron esto...:

Carina Maguregui dijo...

Ja jaajaa jaaaaaaa, todavía me estoy relamiendo… (con gerundio te lo digo).
La foto -de VeRa Rex- que lee el librito verde en un sofá de cactus es muy groSSSSSSSSSa.
Vera, para que sepas quién soy, viajamos con la patota (digital) a la presentación transportadas por Juli Paredes ¡¡¡el tercero en el ranking!!! Ahora veo tu receta y asocio: Vera y su texto tooooodo subrayadito. En el fondo sos una maestra ciruela hidropónica digital. Besos.

VeRa dijo...

Hola Carina

Bueno!!! es que leer a AP no te relaja...es como sentarte en un cactus no?
jaja
Y, si: soy una maestra, una maestra hecha y derecha (e izquierda, también)
No reniego, no abjuro, no me borro de ese pasado.
Sigo subrayando en tinta o con el resaltador del mouse...algun dia seré tercera en el ranking, y todo!
ja
Gracias por pasar ;)

Anónimo dijo...

Infinitos pares de certezas relevándose entre si, casual o deliberadamente, transcurriendo el tiempo a la deriva y germinando oleadas de conjeturas aleatorias y especulaciones salvajes, renovando y sosteniendo la espina dorsal de la idea original, que simula otra en cada instante que se piensa.

Jalea Real, siempre fresca, para la colmena encantada y hambrienta.

Usé gerundios. Si. Considérese un intento de distracción para el ojo profano y una excusa para dejar constancia de una persistente y justificada admiración.

Fernando Rivas dijo...

Veo bien que en el libro verde radioactivo, se incite al docente a desarrollar competencias de inteligencia emocional. Trabajar a diario con otras personas que por asuntos de edad y convivencia son muy diferentes a nosotros, implica no sólo la alta dosis de democracia y condescendencia que caracteriza a los "buenos" profesores, sino que nos vemos envueltos en situaciones que tocan lo personal y que pueden afectar seriamente nuestros estudiantes... y a nosotros también.

Esta competencia, si a ranquearla vamos, me parece que debe quedar por encima de la de manejo de tecnología, ya que en última instancia y en primera intención, se trata de manejo de humanidad, entre humanos obviamente.
¿Los gerundios en títulos? Suena irreverente, pero las reglas en lo que se hace las entiendo fuera de lugar. Ahora todo es tan rápido y se produce tanto, que luce muy apropiado denotar que todo es haciéndolo más que planeándolo.

Claudia dijo...

Hola Vera, coincido en casi todo lo que decís del libro. Yo no perdono los gerundios, el verbo sin conjugar es una acción ficticia.
Ahora, su libro es un aula y tu blog es un cuaderno... Digo... tenemos un maestro ciruela adentro, la metáfora del retrovisor en ese sentido es muy buena.
El lunes pude estar cuando se entregaron las primeras netbook del Plan de INET (soy de Entre Ríos) y aparecieron preguntas como ¿puedo vigilar lo que están haciendo? ¿ellos pueden ver mi máquina si yo no les mando la pantalla? jugaron con el botón de silencio. En fin, somos maestros... tenemos años de normalismo, más por mis pagos, pero vamos saliendo.
Mi hermana me regalo ese libro de Olivera Lima, cuando me enganché con esto de las tic, es genial.
saludos

About