Así es, así debe ser: la buena vida se vive en este valle de lágrimas. Es que soy de modestos pareceres, y me doy unos gustos gasoleros. Entrar a esa confitería todo maderas y luces naranjas, pedir esas tortas pantagruélicas de chocolate, crema, nueces, frutillas....todo... mirar cómo la tarde helada se vuelve nochecita violeta, reírse de los mismos viejos chistes...

Sí, señores, sí, señoras: yo tengo una buena vida.

Pongo a todos los ángeles de testigos Ellos no me dejan mentir.

0 comentaron esto...:

About