mi manito jeje

1. Parecen muchas, pero es una sola. Color cobre apagado. Todas las terminaciones se unen del lado interno de la muñeca en dos cabos de metal rematados con bolitas, en estilo piercing de lengua. Un regalo hippón de mis hijos, para el día de la Madre. Solo me la quito para dormir.

2. No se notan bien los dibujos, pero son tres motivos étnicos. Parecen de la cultura de La Aguada (una serpiente triangulada, un pájaro corredor,la huella de una mano...esta última no cuadra...hummm...bueno, los artesanos mezclan estilos e historias...) Me la regaló Niko, la trajo de Península de Valdés.

3. Esta no es falsa joya: es plata y tiene grabado mi nombre del lado de adentro. Me la regaló Marcela (esa sí que es un alma blanca, por Dios!) para mi cumple en el 2004. Desde ese 9 de marzo, se ha quedado a vivir en mi muñeca.

No cambio de joyas según la ocasión. De hecho, no me las compro.No me tiento con eso, la verdad. Salvo algun que otro anillito de lagartija... ;) Pero sí me gusta si me regalan algo...

No uso aros porque me lastiman las orejas. No uso collares porque me incomodan. A veces, en verano, tobilleras. Eso sí me gusta. Esas, de la clase que quieran.

Definitivamente, soy una mina rara.

4 comentaron esto...:

Anónimo dijo...

¡Ya sabemos qué regalarte para el próximo cumpleaños! Buen dato, Verita...

La Pontiac dijo...

sí,una pulsera apreta cuello

VeRa dijo...

Jajajajaaaaaaa

Pontiac!!!

no reveles mis secretos intimos!!
jajajajja

Anónimo dijo...

Yo siempre dije que te quedaría precioso un collar de flores
O una tiara de flores,tambien.
Deberias vivir en la Polinesia
A que si?

About