Hablar en forma casual, y descubrir un punto en común inesperado y precioso.
Sentirse a gusto en casa, no necesitar simulacros, no sentir presión por hacer ni por dejar de hacer ninguna cosa.
Respirar hondo, y que lo primero que llegue a tus sentidos sea su aroma.
Disfrutar con fruición cada contacto, cada mirada, cada instante, cada silencio.
Percibir -como un escalofrío de regocijo y de frescura- una paz que se apodera inexorablemente del espíritu.
Sentir que esto es JUSTO.
Saber que es merecido.
Un poco de buen amor.
Sólo un poco de satisfacción.

3 comentaron esto...:

Anónimo dijo...

Que sensibilidad para poder ver un poco mas allá, de lo que a veces parece ser tan simple a los ojos nuestros.
Que grosso es esto.
Saludos y Beso.
Auguy

VeRa dijo...

El beso me lo guardo
El saludo lo sigo pasando
(que se corra la voz, que se haga catarata el sentimiento)
;-)

VeRa dijo...

Che el post es dedicado a Tito.

About